10 de enero de 2012

Territorios del Quijote

En distintos momentos, y especialmente en el año 2004, estuve trabajando en un libro titulado Territorios del Quijote, por encargo de la editorial Lunwerg. Y en 2012 el profesor Francisco Rico me ha invitado a participar en su obra Tiempos del 'Quijote' (ed. Acantilado), con una serie de fotografías.

Navia sabe que don Quijote no contempló nunca los espacios que él retrata, que todos los mapas son arbitrarios y todas las leyendas falsas. [...] Navia recoge así lo que su intuición le hace sentir a la vez como la presencia y la ausencia del héroe. Las fotos de Navia no son ilustraciones de la novela, sino miradas en busca de un don Quijote a quien se echa de menos. [...] un don Quijote que no se ve y a quien sin embargo se hace sentir.  Francisco Rico.


Advertid, hermano Sancho, que esta aventura y las a ésta semejantes, no son aventuras de ínsulas, sino de encrucijadas. ("Quijote" I, 10).



Don Quijote es, simple y llanamente, un manchego transfigurado en héroe homérico, y su patria, como escribe el discretísimo académico Caprichoso apurando la hipérbole, "más que Grecia ni Gaula, la alta Mancha". [...] Los dos, la Mancha y el manchego, van parejos en la providencia creadora y en la estimación sentimental de Cervantes. La Mancha es el sustrato telúrico de don Quijote.  Joaquín González Cuenca (de uno de los textos de Territorios del Quijote).














Este trabajo es el resultado de la mirada personal de un fotógrafo que ha querido perderse por los mismos caminos por los que vagó la imaginación de Cervantes, y que son, ahora como entonces, los caminos de una España interior, un tanto olvidada y definitivamente alejada de los centros del poder. Un territorio inequívoco: La Mancha (más la decisiva escapada al Ebro y al mar en Barcelona), cuya elección es todo un hallazgo. Y a partir de ahí, una mezcla de algunos lugares reales con otros inventados o soñados, pues al fin y al cabo la gran obra de Cervantes es pura literatura, y no un tratado de geografía.

[Territorios del Quijote (ed. Lunwerg, Barcelona, 2004), se publicó con ocasión del cuarto centenario de la aparición del Quijote (1605-2005). Y se presentó con sendas exposiciones en Alcalá de Henares y en la Biblioteca Nacional de Madrid en 2005. Viajó también al Centro Português de Fotografia, Oporto, en 2005. Y estuvo itinerando con el Instituto Cervantes y SEACEX por distintas ciudades de Europa, África y América Latina entre 2005 y 2007.]